Sed.

Imagen

La  transparente  mujer  ataviada  con  frágil  vestidura  observa  a  través  del protector  vidrio.  El  cielo  se  encuentra  brilloso  y  deslumbrante  debido  a  los dañinos  rayos  del  sol.  Abajo,  simulando  pequeños  insectos,  las  personas forman  una  gran  masa  que  a  pesar  del  sofocante  calor  se  ocupa  de  seguir su  rutina.  Sonríe  melancólicamente  y  sigue  mirando  inmóvil,  al  borde  de  la ventana,  la  bóveda  celeste.

Un  hombre  trajeado  penetra  en  la  habitación  arrojando  su  saco  y  portafolios al  sillón,  luego  se  dirige  a  Ella  y  la  toma  entre  sus  manos.  La  mira atentamente,  de  arriba  abajo,  como  si  valorara  aquello  que  radica  en  su interior  y  constituye  su  único  tesoro.  Ella  corresponde  con  pasiva  indiferencia  pues  sabe  que  él  obtendrá,  para  su  entera  satisfacción,  el remedio  a  su  necesidad.

El  agarre  de  su  mano  es  fuerte  pero  gentil,  automático  y  a  la  vez  dulce,  se  adivina  el  alivio  que  le  producirá  actuar  de  inmediato.  Su  rostro  se encuentra  sonrojado  y  jadea  al  inclinarla  hacia  sí  y  posar  los  labios  en  su superficie.  Con  no  poca  violencia  la  desborda  vaciándola  casi  por  completo. Gotas  de  sudor  escurren  por  su  frente.

El  vivificante  y  refrescante  efecto  lo  invade  de  pies  a  cabeza  provocándole un  ligero  hormigueo.  La  quemante  sensación  desaparece  poco  a  poco  dando  paso  a  un  estado  de  satisfacción  incontenible.  Deposita  con delicadeza  el vaso  nuevamente  al  borde  de  la  ventana.  Fuera,  el  sol ardiente  sigue  relumbrando.

Santa Cassandra Aguilera Hernández (SCAH)
© All rights reserved